A propósito de Mocoa… y todavía creemos que no tenemos nada que ver con el clima o los factores climáticos

Desde Medicina China, somos una representación de los elementos de la naturaleza. Para los chinos, desde la antigüedad siguiendo los principios taoístas para relacionarnos con el medio ambiente, se entiende que existen 5 elementos: agua, madera, fuego, tierra y metal. Se relacionan entre sí, generando el uno al otro de la siguiente manera: el agua, de dónde surge la vida como la conocemos en este planeta; de allí surge la madera, representación de la naturaleza, esa vida que se extiende en todos los continentes; al generar combustión de la madera, se crea el fuego; las cenizas de ese fuego, crean la tierra; dentro de la tierra se contienen los minerales y los metales pesados, creando el metal; el cual finalmente, cuando se funde, se convierte en agua y vuelve a comenzar el ciclo.

TEORÍA DE LOS 5 ELEMENTOS

5 elementos Wu xing

Así es como se crean el uno al otro. Cada uno de esos elementos también necesita un control, por si alguno de estos se desequilibra causa un caos en la naturaleza y por ende desastres naturales. Como lo que ocurrió en Mocoa, o como lo que ocurriría con maleza (naturaleza o madera creciendo donde no debe), fuego arrasando con montañas y bosques enteros, tierra árida que no da vida o exceso de podas con elementos de metal acabando con campos fértiles. El equilibrio es que todos estos elementos estén en la proporción justa y adecuada para brindar armonía al planeta.

Los elementos se manifiestan en el organismo con un órgano: el agua, manejando los fluidos del cuerpo, se representa en el riñón, la madera, con su verde biliar, se representa en el hígado, el fuego, ese calor integrador que bombea sin parar, se manifiesta en el corazón, la tierra con su capacidad para procesar y crear, se manifiesta en el estómago, y el metal, cortante como una espada, frío y seco se representa en el órgano que se exponen al aire todo el tiempo, el pulmón.

Así es como pensamos en medicina china. Pero para no alargar esta explicación que podría ser un largo cuento chino, explicando que para cada elemento existe: un sabor, un color, una flor, un tejido del cuerpo, un órgano de los sentidos, una estación del año, un factor climático, entre muchas representaciones, escribo esto hoy para que reflexionemos como el medio ambiente se manifiesta en nosotros.

El agua en el inconsciente colectivo e individual representa las emociones. El agua en el planeta, se afecta por la luna, donde suben las mareas y se afectan los cambios de ánimo de las personas, no por nada a un loco se le conoce como un “lunático”, las crisis psiquiátricas aumentan con luna nueva y luna llena. Esos cambios de ánimo, son nuestras emociones. Como el agua que se desbordó de los 3 ríos en Mocoa, causando el deslave, imaginen ¿qué ocurre cuando, en nosotros se desbordan nuestras emociones? ¡Causan estragos en nosotros mismos y nuestro entorno social!

Las emociones, como las masas de agua en el planeta deben FLUIR. Si un río se represa, hay inundación, si una represa no se contiene, crea un desastre o si llueve en exceso, no hay desagüe que la contenga. Si no fluye, hay desequilibrio. Pensar en el agua como nuestro propio miedo, rabia, frustración, tristeza, ansiedad, obsesión, nostalgia o melancolía, nos permite contactar con este principio de hacer fluir las emociones sanamente. Si reprimimos alguna de estas, ya sabemos qué va a ocurrir: un desastre. Es así como se desatan los conflictos entre las personas, como de la rabia nos matamos los unos a los otros, como nos deprimimos por no saber que tenemos es dolor sin sanar, como herimos a los que más amamos, y lo peor de todo, es así como nos hacemos daño a nosotros mismos.

Las emociones, como el agua, no tienen nada malo y tampoco podemos dejar de sentirlas, así como no podemos prescindir del agua para mantener la vida, porque las emociones hacen la vida misma un aprendizaje por recorrer y recordar. Lo que debemos hacer con las emociones es precisamente lo que nos dice la etimología en latín de la palabra emoción del emotio “impulso que nos mueve hacia”. Es así como nos mantendremos sanos y con nuestros cuerpos de agua moviéndose, evitando un desastre como el de Mocoa. Es por eso que tenemos todo que ver con el medio ambiente y el clima, somos una representación del exterior en nuestro interior.  

Para ver la noticia completa del desastre de Mocoa, Putumayo, Colombia ver:  Al menos 154 muertos y 200 heridos por un deslave en el municipio de Mocoa, en el sur de Colombia

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-39469095

Foto: Harry Olarte. Daytona Beach, Florida. 2015.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s